La motivación en las empresas

Claves de la motivación en el entorno laboral

La motivación en las empresas
La motivación en las empresas

Son muchas las personas que han formado parte de una plantilla laboral. En cada organización se sigue una política diferente y un modo de actuación distinto que hace que los trabajadores estén más o menos motivados.

En el presente artículo se tratarán las claves de la motivación en el entorno laboral y las causas principales de la desmotivación.

Importancia de la motivación en las empresas

Motivar a los trabajadores de una empresa es clave para el buen funcionamiento de la misma. Esto ocurre por varios motivos:

-Un trabajador motivado realiza de modo más eficaz su tarea.

-Un ambiente laboral en el que se perciba motivación es un faro para atraer talentos.

-El mantenimiento y la fidelidad de los talentos se consigue a través de un ambiente laboral motivador.

-Motivar a nivel empresarial es signo de profesionalidad.

-Los resultados de un equipo de trabajo motivado serán mucho más efectivos que los que se logran con un equipo desmotivado.

-La coordinación entre los trabajadores de un equipo de trabajo es mayor si los componentes del mismo están motivados.

Todos estos elementos mencionados se traducen, a nivel empresarial, en un mayor rendimiento económico y de producción en la organización.

Técnicas para motivar a los trabajadores

Existen numerosas estrategias que permiten motivar de modo efectivo a los trabajadores. Las más reconocidas y efectivas son:

El reconocimiento.

Se trata de una técnica de bajo coste y alta efectividad. Consiste en valorar el trabajo de cada empleado, sea cual sea su tarea o función. Esto se realiza a través del agradecimiento o de dar la enhorabuena por una determinada actividad resuelta con éxito. Este procedimiento es más eficaz si se realiza con regularidad. El reconocimiento es el elemento más importante de motivación laboral, incluso más aún que el económico.

Incentivos.

Los incentivos son recompensas tangibles que recibe un trabajador. Algunos puestos de trabajo son más susceptibles al empleo de esta estrategia, y otros lo son menos. Estos incentivos se pueden traducir en extras económicos, si se cumplen unos objetivos, o más tiempo libre. Pero no todos los puestos de trabajo permiten este tipo de incentivos, por lo que se pueden utilizar otro tipo de recompensas como los ascensos, la facilidad de un traslado si se ha solicitado o acciones similares que beneficien al trabajador y que le hagan sentirse satisfecho con el trato recibido en la empresa.

Comunicación adecuada.

Leer más sobre Comunicación Efectiva

Un tipo de motivación es conseguir que la comunicación dentro de un equipo de trabajo sea fluida y libre de conflictos. Para ello, es necesario una buena preparación en la gestión de conflictos, para evitar que surjan y para solventarlos en el tiempo más breve posible y con los mejores resultados, si es que llegan a aparecer. Asimismo, es importante que el tipo de comunicación entre los trabajadores, sea cual sea su lugar jerárquico, sea asertiva.

Si quieres conocer más sobre la asertividad, visita el siguiente enlace:

Información.

Ser trasparente en la información que se les tramite a los trabajadores es necesario para la motivación de los mismos. Un contexto trasparente en tareas, actividades y desarrollo va a provocar que el trabajador esté más cómodo y, por consiguiente, más motivado.

Formación.

La educación es imprescindible y el desarrollo personal, clave. La formación es un bien que, con el paso del tiempo, es cada vez más costoso a nivel económico y de tiempo. Si una empresa proporciona a sus trabajadores formación, los está premiando, no únicamente por la oportunidad de acceder a una formación determinada, sino porque los dota de conocimientos, habilidades y competencias nuevas y posiblemente necesarias para el desarrollo de su actividad. Hay que considerar que el avance de las empresas es continuo y que el modo de proceder de los equipos de trabajo puede ir quedando obsoleto. Cuando un trabajador percibe que no tiene los conocimientos o habilidades necesarias para su desempeño, se desmotiva. La seguridad en el desarrollo de la propia actividad es clave para el éxito de la misma. Asimismo, es posible que el empleado no disponga del tiempo o de los medios económicos para realizar una formación específica, por lo que, si la empresa se la facilita, supone un incentivo de bastante valor. Esta formación, además, es un modo de que el trabajador tenga nuevas capacidades que le permitan ascender laboralmente y otorgan un mayor desarrollo en su carrera profesional.

Cómo aplicar las técnicas para motivar en la empresa

Las diferentes acciones que se emplean para motivar hay que aplicarlas según unos parámetros, con el fin de que causen la mayor efectividad posible. Algunas de las pautas a tener en cuenta son:

-Se deben aplicar en el momento en el que corresponde y no indiscriminadamente. Es decir, si un trabajador realiza una tarea con éxito, se le debe dar el reconocimiento merecido, pero no es procedente hacerlo si no se ha conseguido una meta específica, ya que puede ser considerado como algo sin valor.

– Nunca se emplearán las técnicas de motivación de modo “secreto”. En este sentido, los reconocimientos son más efectivos si no se realizan en privado. Asimismo, dar una prima a un trabajador a expensas del resto de sus compañeros es una falta de respeto a los mismos, a la vez que una falta de trasparencia empresarial, lo cual causa desmotivación.

-Se aplicarán de modo personalizado. Es importante que, sobre todo cuando se usen incentivos, estos sean del agrado o parte de las prioridades del trabajador. En este sentido, se deben de tener en cuenta las peticiones o sugerencias que haya puesto en conocimiento de la empresa. Si no se cuenta con ningún precedente, una solución es preguntar directamente al trabajador qué tipo de incentivo le resulta más ventajoso (un traslado, cambio de horario, cambio de puesto o similar).

Todos estos parámetros de motivación son imprescindibles para el buen funcionamiento de una organización. Los trabajadores motivados realizarán mejor su tarea, tendrán una mayor fidelidad con la empresa y rendirán más adecuadamente. Esto se traduce en un mayor beneficio para la empresa a nivel económico y de producción. De este modo, aplicar unas técnicas adecuadas de motivación empresarial benefician por igual a trabajadores y a organizaciones.


Psicodifusión es editada por los psicólogos Paula Borrego y Juan Miguel Enamorado Macías


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*